Categorías

Cultura plástica

2 Shares 223 Views

Un tema común del último tiempo es el calentamiento global y sus repercusiones en las generaciones futuras, como la extinción de especies de flora y fauna o el agotamiento del agua potable. Es por esto que varias organizaciones mundiales, como GreenPeace, han iniciado campañas de protección a las especies de animales en extinción y la conservación de espacios verdes, las cuales han actuado también en territorio nacional.  En Chile, la conservación de especies es un desafío por la gran variedad de zonas climáticas y la gran diversidad de flora y fauna.

Chao Bolsas Plásticas es el nombre de la ley que pretende combatir el mal uso de los plásticos. El objetivo principal de esta ley, según informan en el sitio web, es generar conciencia, cambiar hábitos y reducir la generación de residuos plásticos lo antes posible. La existencia de un proyecto que busque preservar y descontaminar los espacios naturales, es un gran avance en pro del medioambiente, por lo que la prohibición del uso de bolsas plásticas es una gran iniciativa cultural y de descontaminación marítima.

En primer lugar, el nivel de contaminación del océano no es visible debido a la gran extensión y profundidad de este, por lo que no es posible apreciar la magnitud del problema del cual los daños pueden ser irreversibles. El principal contaminante de las aguas marítimas son los residuos urbanos, de los cuales la gran parte de estos son plásticos, entre ellos bolsas y botellas que demoran hasta 150 años en desintegrarse, según informa el programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y como consecuencia de esto, miles de animales mueren al año por el contacto con el plástico, ya sea porque se lo comieron o quedaron enredados en este. Por lo que prohibir el uso de las bolsas plásticas debería contribuir a reducir la cantidad de residuos de este material.

“En Chile se producen más de 300 millones de bolsas plásticas al mes, de un solo uso y que se botan dos horas después” dijo el senador Guido Guirardi (PPD) en entrevista con diario de la Universidad de Chile. 300 millones de bolsas al mes es una cifra muy alta considerando que gran parte de estas terminan en el mar con el resto de los residuos. Un proyecto como la prohibición del uso de estas bolsas es necesario para contribuir a conservar las especies.

Por otro lado, esta ley promueve el cambio cultural. La ley  fue creada e iniciada en la región de Magallanes, donde llamó la atención por lo atractiva y sustentable que era. Cuando se aprobó por unanimidad en el Senado, se demostró que la iniciativa no tiene colores políticos, sino más bien, es un cambio cultural que la gente está pidiendo y ellos supieron acogerla.

La ley se aprobó por unanimidad en el Senado y tiene una gran acogida en la comunidad, según los resultados de la Encuesta Nacional de Medio Ambiente, el 95 por ciento de los encuestados está de acuerdo en prohibir las bolsas plásticas y el todas las regiones del país, la ley tiene un apoyo de más del 90 por ciento. Al tener tal nivel de aprobación, se da a entender que la gente quiere este cambio porque entiende que las costumbres anteriores no son correctas en la actualidad.

Si bien el proyecto es una buena iniciativa porque simpatiza con el medio ambiente y representa las peticiones de los grupos ambientalistas y simpatizantes, no es suficiente para abarcar todo el problema. Eliminar las bolsas plásticas solo es aportar con un grano de arena. El proyecto es bueno y necesario para el medioambiente, pero no es compatible con otras situaciones normalizadas actuales, como la existencia de mineras que contaminan y roban el agua en el norte del país, la no existencia de puntos de reciclaje accesible para todos y la no cooperación con la ciencia para ampliar el alcance del reciclaje.

Mayormente, hoy son las organizaciones medioambientalistas las que muestran una real preocupación en el asunto. La idea de eliminar las bolsas plásticas es buena pero no abarca todo el problema que es la contaminación. El cambio cultural no surge de un día para otro, es un camino largo del cual todos tenemos que recorrer. En primera instancia, la ley no soluciona el problema de raíz, pero es el inicio del cambio cultural que se necesita.

Comenta

Déjanos tu comentario

Estudiante de Periodismo.

Me gustan los perros,

Septiembre del 99′.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial